La Agencia del Medicamento oculta pruebas a AVITE desde hace 17 años

0
747
La Agencia del Medicamento oculta pruebas a AVITE desde hace 17 años talidomida Grünenthal
Dña. Mª Jesús Lamas Díaz, Directora de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. Foto AEPMS.

Opacidad, manipulación y ocultación de pruebas a AVITE y NO Servicio Público de la AEMPS

Esta es la transparencia de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios con AVITE

  • Desde hace 17 años, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios AEMPS, viene sistemáticamente ocultando datos, información y documentos a AVITE.
El Jefe de la Sección de Medicamentos de Uso Humano de la AEMPS D. Cesar Hernández García. Foto Google.
  • Parte de esa documentación que se nos niega y que nos llegó tarde y a través de un investigador alemán el Dr. Ludger Wimmelbücker, que a su vez se la había proporcionado la AEMPS en tan solo un mes, podía haber sido trascendental en nuestro proceso judicial contra la farmaceutica alemana Grünenthal.

¿Qué pruebas y documentos oculta la Agencia del Medicamento a AVITE desde hace 17 años y por qué?

La Asociación desde hace 17 años, le viene requiriendo por escrito una serie de documentos, datos y expedientes trascendentales para el conocimiento del pasado de la historia de la talidomida en España, y esta, por sistema, o no contesta, o cuando contesta lo hace sesgadamente, aportando datos incompletos, o diciendo que los documentos tienen carácter o catalogación de confidencialidad o de Protección de Datos, a pesar de que la mayoría de ellos, tienen 70 u 80 años o más.

Sin embargo, el investigador alemán y afectado de talidomida el Dr. Ludger Wimmelbüker en 2016 solicitó una serie de documentos a la Agencia, y en pocas semanas se los proporcionaron.

Los ciudadanos que deberíamos poder disponer de la ayuda incondicional de las Instituciones que mantenemos más que generosamente, nos vemos condenados a conocer solo y exclusivamente aquellas cosas que la administración considera que es para lo que estamos cualificados.

La información vital, la que de verdad demuestra muchas cosas, muchas intrigas, muchas infracciones, nos es negada argumentando cualquier tecnicismo más que cuestionable, o en su defecto, se nos dilata su entrega en el tiempo de manera deliberada y perniciosa.

Todos los datos que la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) atesora en materia de medicamentos de uso humano son, o deberían ser de uso público, toda vez que público debería ser el proceso que coloca cualquier medicamento en el mercado. Y además por ellos supervisado y “supuestamente” bendecido, sin efectos nocivos graves para sus consumidores finales.

La Asociación de Víctimas de Talidomida de España (AVITE) lleva 17 años nada menos, tratando de obtener el dossier completo de los medicamentos con Talidomida vendidos en España, su proceso de control, su registro, su retirada…

La Asociación de Víctimas de Talidomida de España (AVITE) lleva 17 años, nada menos, tratando de obtener el dossier completo de los medicamentos con Talidomida vendidos en España, su proceso de control, su registro, su retirada, etc. etc.

 

Fachada de la AEMPS en Madrid. Foto Google.

En 17 años de constantes cruces de cartas, los datos nos son revelados como si de limosna se tratara, y para más vergüenza nacional, se los entregan rápidamente y perfectamente inventariados en solo una semana a un investigador alemán el Dr. Ludger Wimmelbücker. Solo una semana.

El último ejemplo de deliberada ineficacia viene desde febrero de 2,019, hace un año, en que AVITE solicitó a la AEMPS por escrito los expedientes de solicitud de registro de los medicamentos con Talidomida en España. La legislación vigente en aquella época exigía a la Dirección Gral de Sanidad lo siguiente:

“Para obtener el registro de una especialidad extranjera, se solicitará de la Dirección General de Sanidad, acompañando al impreso tres ejemplares del producto y los mismos modelos, pruebas y fórmulas a que se refiere el artículo anterior para los nacionales.

La instancia deberá ir firmada por el autor extranjero, el preparador nacional, si se elabora en España, o el farmacéutico que la garantice, certificando al dorso la cualidad profesional del solicitante, la autoridad sanitaria competente para ello en el país de procedencia…”

Y AVITE desea conocer, -y así se lo ha pedido a la AEMPS- los nombres de las personas que avalan esos productos, tanto de la autoridad alemana, cómo de la española, así como del farmacéutico que la garantizaba.

En una palabra, el Documento 1º que iniciaba cualquier solicitud de registro sanitario de la época para un producto farmacéutico.

En octubre de 2,019 la AEMPS nos dijo que nunca habían recibido nuestra carta escrita, error por nuestra parte por mandarla a un organismo público sin el oportuno registro (pero casual ¿Verdad?)

En octubre de 2,019 por registro electrónico y con la firma digital de AVITE se volvió a presentar ante la AEMPS la misma carta con la misma solicitud.

En enero de 2,020 ante nuestra reclamación telefónica, nos dicen que nadie nos atiende personalmente ni por teléfono, y que solo se pueden presentar reclamaciones y peticiones por vía mail, acto que realizamos de inmediato. A día de hoy, AVITE no ha recibido ninguna respuesta por parte de dicha Agencia. Más de un año y nadie sabe, ni quiere saber nada.

El 19 de noviembre de 2,015 el investigador alemán y afectado de talidomida el Dr. Ludger Wimmelbücker solicita a la AEMPS en nombre del Instituto de Historia de Medicina de Berlín, un dossier completo de los medicamentos con Talidomida que obran en el archivo de la Agencia.

El 25 de enero de 2,016, en apenas solo 1 mes, la AEMPS le envía al investigador alemán Dr. Wimmelbücker un dossier completo, (jamás conocido por AVITE) donde hay información que podría haber sido vital para el desarrollo de nuestro proceso judicial contra Grünenthal en España, pero no pudo ser, porque a AVITE nunca se le proporcionó. Tomen muy buena nota

El 25 de enero de 2,016, apenas un mes más tarde (y con las navidades de por medio) la AEMPS le envía al investigador alemán Dr. Wimmelbücker un dossier (jamás conocido por AVITE) donde hay información que podría haber sido vital para el desarrollo de nuestro proceso judicial en España, pero no pudo ser, porque a AVITE nunca se le proporcionó. Tomen muy buena nota.

El Dr. Ludger Wimmelbücker, investigador alemán y afectado de Talidomida, (primero por la derecha), en el acto de entrega del Premio de la OMC al Dr. Claus Knapp, junto a los miembros de AVITE Esther Fernández y Rafael Basterrechea, y el galardonado Dr. Knapp. Foto AVITE.

El 11 de abril de 2,016 nuestro buen amigo el Dr. Wimmelbücker (gracias a Dios conocido de AVITE) solicita ampliar aún más la información recibida, y 10 días más tarde, solo 10 días más tarde la AEMPS le envía al investigador, el dossier que le había enviado a AVITE tras años de constantes cartas de solicitud de la Asociación (AÑOS).

Ambas cartas son firmadas de puño y letra por la Directora de la AEMPS del momento, léase Doña Belén Crespo Sánchez-Eznarriaga.

¿Un dossier 15 días para entregarlo a un investigador alemán el Dr. Ludger Wimmelbücker y nuestra última de solicitud más de 1 año y sin contestar todavía? ¿Prioriza la AEMPS antes su trabajo para Alemania que para España?

¿Un dossier 15 días para entregarlo a un investigador alemán el Dr. Ludger Wimmelbücker y nuestra última de solicitud más de 1 año y sin contestar todavía? ¿Prioriza la AEMPS antes su trabajo para Alemania que para España? Sea cual fuere la realidad de los hechos, AVITE continúa sin tener la información solicitada y a la que considera tiene derecho.

Belén Crespo Sánchez-Eznarriaga, anterior directora de la AEMPS, también ninguneó a AVITE. Foto ISanidad.

AVITE entiende que no se vulnera ninguna legislación de protección de datos ni de confidencialidad, toda vez que hablamos de documentos de finales de los años 50, donde ni se había soñado aún con la Ley de Protección de Datos.

Ante esta penosa situación, AVITE ha decidido enviar una carta semanal a la AEMPS dirigida a su Directora Dña. Mª Jesús Lamas Díaz, así como a su lugarteniente y fiel lacayo Jefe de la Sección de Medicamentos de Uso Humano, D. Cesar Hernández García para ver si el tesón del que reclama su derecho les sonroja ligeramente.

O si por el contrario la Agencia y las personas y “profesionales” que están a los mandos de esta, mantienen su dolosa actitud de estos últimos 17 años, donde los Directores han variado, pero nunca el fiel arlequín que protege la información para soltarla, o no, según las instrucciones del Señor Feudal que NO paga su salario.

13 meses para aportar un papel de archivo sonrojarían a cualquiera, y no encaja en la recurrente Ley de Transparencia de la que tanto hacen gala sus diseñadores, pero esta es la verdad, y como tal se la hemos contado, y se la vamos a seguir contando en el futuro.

Carlos Lens Cabrera, Secretario General de la Agencia del Medicamento, también se permitió el lujo de dar varios pases de pecho y toreros a la entonces naciente AVITE en 2004. Foto Redacción Médica.

La carta saldrá semanalmente hasta recibir lo solicitado, aunque la papelera sea su destino final designado por los responsables de la AEMPS, a los que no desearemos que Dios les hubiera regalado un hijo, padre o hermano afectado por Talidomida, hecho que seguramente les hiciese un poco más eficaces, solo un poco.

Faustino Blanco, Secretario General de Sanidad actual, es también Presidente de la AEMPS. Algo de responsabilidad debe de tener también en el asunto del ninguneo de facilitar documentos a AVITE, por la Agencia, por la transparencia que tanto alardean nuestros gobernantes. Foto El Comercio.

Otro director de la Agencia del Medicamento que ninguneó a AVITE años atrás fue Carlos Lens Cabrera (Secretario General de la Agencia en 2004).

Por último, un dato a destacar: el Presidente de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, es D. Faustino Blanco, que casualidades del destino, es igualmente y en el recae el cargo de Secretario General de Sanidad. Tomen también muy buena nota de ello.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.