El gobierno va a indemnizar a talidomídicos españoles, pero elude otras reivindicaciones

0
444
logo-gobierno-espana

Ante la filtración a la prensa, el pasado 22 de marzo, de que el gobierno va a conceder indemnizaciones a los talidomídicos españoles, AVITE debe aclarar y hacer las siguientes puntualizaciones y matizaciones, ya que cada medio de comunicación ha lanzado la noticia a su manera.

El Gobierno de España, efectivamente está ultimando un Real Decreto que contempla una memoria económica, para indemnizaciones a los afectados por talidomida de España.

La mayoría de los miembros de AVITE (por ser esta la asociación que aglutina y engloba desde el año 2003 a los posibles afectados por talidomida) se sometieron, en el año 2006, a un protocolo clínico (aportando fotografías, radiografías, informes médicos, etc.) por encargo del Gobierno y Ministerio de Sanidad, y que lo llevó a cabo el CIAC (Centro de Investigaciones de Anomalías Congénitas). Los afectados que superaron dicho protocolo son los que van a recibir esas indemnizaciones, que oscilan entre los 30.000 y 100.000 euros, dependiendo de un baremo en relación directa con su porcentaje de discapacidad. Ese Protocolo Clínico, a día de hoy, está cerrado por parte del Gobierno.

Hace pocas semanas, el Ministerio de Sanidad, nos dió trámite de audiencia y nos remitió el borrador del Real Decreto, para que aportásemos sugerencias, si así lo creíamos conveniente, cosa que hicimos. Por tanto, a día de hoy, podría ser inminente la aprobación por Consejo de Ministros de dicho Real Decreto.

Qué duda cabe que como primer paso abre una puerta muy importante, después de haber estado 50 años invisibilizados, y que el gobierno reconozca que se vendió talidomida en España y que hay afectados, ya es un hito ante el que nos quitamos el sombrero por el hecho de que esta historia vaya a salir adelante, merced al ímpetu personal puesto por Dña. Teresa Fernández de la Vega, Vicepresidenta del Gobierno.

Pero la medida se queda corta y vamos a continuar reclamando los mismos beneficios y derechos que nuestros homólogos del resto de países. AVITE va mucho más allá y entre las reivindicaciones que no se van a contemplar en ese Real Decreto y que quedan en el tintero se encuentran:

– Creación de una Unidad Médica de Referencia, especializada en deformidades por talidomida, como en el resto de países que sí la tienen.

– Reapertura del Protocolo Clínico, para los casos dudosos, y también para la oleada de nuevos socios que se ha afiliado a AVITE, como posibles afectados, a raíz de aparecer en todos los medios de comunicación que el gobierno iba a conceder indemnizaciones. Todos estos nuevos casos ocultos hasta ahora, deberían tener derecho a que se les valorara y diagnosticara, sobre si su minusvalía es achacable o no a talidomida.

– Revisión de las fechas de venta de fármacos con talidomida en España, por los documentos de que disponemos. Aunque «oficialmente» comenzó a distribuirse en 1957 (probablemente se inventó en los campos de concentración nazis), y se retiró en 1961, en España se informa de su retirada en 1963 y pudo estar en las farmacias algunos años más, ya que había grandes stocks al haberse recetado masivamente por los médicos, y además se regaló como muestra farmacéutica. Incluso hemos encontrado un vademecum del año 1973, en el que aparece uno de los 7 medicamentos con talidomida vendidos en España.

– Pago de prótesis ortopédicas al 100%.

– Solicitaremos que se suavice el reciente Real Decreto sobre jubilación anticipada a los 58 años, ya que entendemos que es muy estricto en cuanto al porcentaje de minusvalía y la antigüedad que se exige del mismo para los afectados de talidomida.

– Pago de pensiones vitalicias, al igual que en el resto de países consiguieron hace décadas.

Mientras tanto, el laboratorio Grünenthal de momento sale indemne de esta historia, aunque como las autoridades sanitarias españolas de la época, también fue responsable directo de la masacre. El laboratorio por venderlo y distribuirlo por todo el mundo sin hacer los ensayos clínicos pertinentes, probándolo directamente en los vientres de nuestras madres, y las autoridades por no haber efectuado los controles necesarios antes de ponerlo a la venta. De momento, el Estado Español va a saldar, en parte, la deuda moral e histórica que tenía con nosotros.

El pasado 25 de febrero coincidimos en la presentación del CITRE en Sevilla, con la Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, y tenemos su compromiso personal de «seguir dialogando, puesto que queda mucho por conseguir ya que este primer paso abre la puerta a consecuciones venideras».

A día de hoy queda mucho por hacer, por lo que luchar y por conseguir!.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.