sábado, julio 11, 2020
Inicio Testimonios Talidomida fue mi castigo, nacer sin brazos mi condición

Talidomida fue mi castigo, nacer sin brazos mi condición

0
Talidomida fue mi castigo, nacer sin brazos mi condición
Rafael Basterrechea Jr, Vicepresidente de AVITE en brazos de su padre Rafael Basterrechea senior. Sirva este emotivo poema en homenaje a su padre que nos ha dejado hoy.

Nacer sin brazos mi condición, Talidomida fue mi castigo.

En memoria del padre del Vicepresidente de AVITE, Rafael Basterrechea

El 20 de noviembre de 2016, fue el Día Universal del Niño nominado por Unicef.

Coincidiendo con esta fecha conmemorativa, los afectados de Talidomida y AVITE, queremos recordar con este poema de nuestro Vicepresidente, que nosotros también fuimos niños hace 60 años.

«Talidomida fue mi castigo, nacer sin brazos mi condición» Poema de Rafael Basterrechea, Vicepresidente de AVITE 

Por Rafael Basterrechea, Jr.

Cuando la luz al nacer besó mis ojos,

nunca mis lágrimas pude secar.

Cuando mi madre lloró al mirarme,

nunca su rostro pude acariciar.

Cuando la vida me llevó al suelo,

nunca a guardarme pude aspirar.

Tú no supiste ni que existía,

porque escondido pase mi vida.

Llené el bolsillo del poderoso,

no le importó que me pasaría.

Era más fácil tapar al monstruo,

que preguntarse porqué existía.

Nunca guarde rencor en mi corazón,

solo quería una solución.

Salvé tu vida, la de tu amor,

salvé el destino de la existencia,

que continúo a mi generación.

Ya no hay pastillas que son veneno,

alguien las guarda en un buen cajón.

No quiero estatuas que me recuerden,

quiero abrazarte y tu comprensión.

Talidomida fue mi castigo,

nacer sin brazos mi condición.

No me ha ayudado quien debería,

ni mi Gobierno, ni mi Nación.

Que a buen recaudo siguen dormidas

Y se medican sin gran temor.

Justicia, Justicia vaya inmundicia,

nos dejaste tirados y abandonados,

como unos apestados

 por el olor pestilente de una multinacional.

¿Quieres saber cómo se llama,

quien a mi entierro no acudirá?

Grünenthal Pharma no tiene alma,

pero amiguitos siempre tendrá.

Es alemana, nunca lo olvides,

desde allí vino nuestro final.

Que me recuerden no me consuela,

ni las palabras me salvaran.

Solo ayudarme es lo que merezco

para mi vida ver terminar.

No te lamentes, por mí no sufras,

jamás en pago podré abrazar.

Frase de un anónimo:

Todos miran y dicen -qué pena!, pero nadie sangra la herida ajena.

Resultado de busqueda talidomida grunenthal bebe jugando dia universal del niño UNICEF nacer sin brazos
Bebe afectado de talidomida jugando.
Resultado de búsqueda talildomida Grunenthal Pharma nacer sin brazos Rafael Basterrechea padre
Talidomida fue mi castigo, nacer sin brazos mi condición
Dimensionar fuente
Contraste