La solución de la talidomida quizás sea el suicidio colectivo

    0
    364
    Resultado de búsqueda Grünenthal La solución de la talidomida quizás sea el suicidio colectivo
    La solución de la talidomida quizás sea el suicidio colectivo. Es lo que plantea el miembro de AVITE Manolo Avilés

    La solución de la talidomida quizás sea el suicidio colectivo. En unas reflexiones en este testimonio personal Manolo Avilés, incluso llega a plantear el suicidio colectivo, para quitar el problema de encima y de un plumazo a nuestros gobernantes.

    Por Manolo Aviles, socio de Avite nº 297

    La solución de la talidomida quizás sea el suicidio colectivo. Es la pregunta que se hace el miembro de AVITE Manolo Avilés

    Yo me pregunto, ¿quién se ríe de unas anomalías y deformidades producidas por un fármaco que contenía principios activos de talidomida y que destrozó muchas vidas a mucha gente en el mundo entre ellas a mí y a muchos de mis compañeros españoles que todavía somos los últimos de este mundo donde si nos quiere compensar, con 56 € al mes?

    Me siento muy triste por todo lo que está aconteciendo con respecto a los afectados de talidomida españoles.

    ¿Quién se ríe de unas anomalías y deformidades producidas por un fármaco que contenía principios activos de talidomida?

    Me siento muy frustrado, porque día tras día oigo palabras bonitas, palabras de esperanza que nunca llega, que cada día todos los afectados españoles estamos perdiendo la esperanza, porque quieren arreglar este problema con 56 € al mes.

    Hay que ser mal nacidos, para creer o pensar que un problema tan grave como es el tema de la talidomida se arregla de esta forma

    Me siento también indignado, porque hay que ser mal nacidos, para creer o pensar que un problema tan grave como es el tema de la talidomida se arregla de esta forma, hay que ser mala persona y mal político, para que puedan creer, que de esta forma nos vamos a quedar contentos y reparados los afectados.

    Si piensan que el problema se resuelve así, nunca más lejos de la verdad.

    Los afectados de talidomida, estamos poniendo los bemoles encima de la mesa, para que se nos repare, no solo por las malformaciones que tenemos, sino también por los daños psicológicos que venimos arrastrando durante toda nuestra vida

    Los afectados de talidomida, estamos poniendo los bemoles encima de la mesa, para que, de una puñetera vez, se nos escuche, se nos atienda, y sobre todo, se nos repare, no solo por las malformaciones que los afectados de talidomida españoles tenemos, sino también por los daños psicológicos que venimos arrastrando durante toda nuestra vida. ¿Eso quien lo paga?, ¿quién va a pagar este sufrimiento interior que con el silencio lo vamos llevando día a día?

    Ya está bien de que se rían de nosotros. De que tengamos unos políticos que solo quieren mirar para ellos mismos y no para el pueblo. De que tengamos que seguir soportando vanas esperanzas que nunca se van a cumplir

    Ya está bien,

    De que se rían de nosotros.

    Que tengamos unos políticos que solo quieren mirar para ellos mismos y no para el pueblo.

    Después de este sufrimiento, que tengamos que seguir soportando vanas esperanzas que nunca se van a cumplir.

    ¿Merece la pena seguir viviendo? ¿Merece la pena seguir esperando por una reparación que nunca llega? Pues quizás tengamos que ir pensando en suicidarnos todos

    Y yo por último me pregunto, ¿merece la pena seguir viviendo?, ¿merece la pena seguir esperando por una reparación que nunca llega?. Pues quizás tengamos que ir pensando en suicidarnos todos, en un suicido colectivo. De esa forma, el problema queda resuelto. ¿Es eso lo que realmente quieren nuestros políticos y gobernantes, para acabar de un plumazo con el problema?

    Ya pueden meterse los 20 millones de euros donde les quepa

    Ya pueden meterse los 20 millones de euros donde les quepa. Porque como está más que demostrado, es insuficiente, para compensar el daño causado. Las penurias, el sufrimiento vivido, las miradas de pena aguantadas que hemos tenido que soportar durante estos más de 60 años… Y sobre todo, para cubrir las necesidades básicas actuales y futuras, de los cuidados asistenciales que cada vez necesitamos más, de prótesis ortopédicas, de sillas de ruedas que no se cubren, de los medicamentos y enfermedades crónicas que padecemos, a lo largo de los venideros y los pocos años que ya nos quedan por vivir.

    Pero antes de terminar este manifiesto, quiero agradecer profundamente a todos los médicos de la Comunidad Canaria, en este caso todos los médicos que están atendiendo a los afectados en Canarias. En concreto en el complejo hospitalario universitario Hospital Insular materno infantil de Gran Canaria, que a través de su unidad genética clínica comandada por Rosi López. Nos sentimos -al menos- esperanzados porque sabemos que están haciendo un trabajo y esfuerzo enorme en poder atendernos a todos los afectados canarios. Están haciendo un reconocimiento espectacular, a pesar de todo.

    ¡Sí, vamos a ser los afectados de talidomida mejor reconocidos del mundo, pero también vamos a ser los peor pagados del mundo!

    ¡Sí, vamos a ser los afectados de talidomida mejor reconocidos del mundo, pero también y desgraciadamente, seremos los peor pagados del mundo, y tarde demasiado tarde!

    Por Manolo Aviles, socio de Avite nº 297

    Resultado de búsqueda Grünenthal La solución de la talidomida quizás sea el suicidio colectivo
    La solución de la talidomida quizás sea el suicidio colectivo