viernes, diciembre 6, 2019
Inicio Testimonios Carta abierta a diputados españoles de una afectada de talidomida

Carta abierta a diputados españoles de una afectada de talidomida

0
Carta abierta a diputados españoles de una afectada de talidomida
Luisa Torrijo de Andorra (Teruel), afectada de talidomida y miembro de AVITE, envía carta abierta a diputadas y diputados españoles, a través de la página web de AVITE y de las redes sociales.

Carta abierta a diputados españoles de una afectada de talidomida. Todos ustedes, supongo habrán oído hablar de la Talidomida. Pero conocer el tema, no puede ser nunca comparable a padecerlo. Para los afectados es más bien un problema.

Por Luisa Torrijo, de Andorra (Teruel) afectada de talidomida y miembro de AVITE.

Carta abierta a diputados españoles de una afectada de talidomida

Pienso que nadie entiende perfectamente un problema hasta que no conoce personalmente a alguien que lo padece, por eso me gustaría que conocieran a todos y a cada uno de mis compañeros pero como no es posible, aunque también me consta que algunos de ustedes se ha preocupado en conocernos a algunos   de nosotros, intentaré englobar en palabras un problema que abarca toda una vida y todas las facetas de la misma.

Luisa Torrijo, de Andorra (Teruel) afectada de talidomida y miembro de AVITE

Una sola pastilla nos acortó brazos y piernas.

Tan sólo sola pastilla nos mutiló de por vida parte, alguna e incluso todas nuestras extremidades.

Solamente una sola pastilla también nos arrebató la mayoría de nuestros sueños y limitó enormemente nuestras aspiraciones.

Acciones tan cotidianas como comer, asearnos, desplazarnos pueden llegar a ser un suplicio para la mayoría de las víctimas de Talidomida. Pequeñas cosas que requieren grandes esfuerzos, pequeñas cosas que física y emocionalmente se convierten en grandes obstáculos y en muchos casos en traumas y complejos.

Yo soy madre de dos hijos, dos hombretones   excepcionales a los que no pude darles el pecho. El pediatra, la comadrona, enfermeras… Intentaron de todas las maneras posibles enseñarme la postura correcta de coger a mi bebe   para poder darle el pecho. Pero el problema no era que yo no sabía, el problema era que yo no podía físicamente cogerlo correctamente.

La Talidomida nos privó de la libertad para poder elegir lo que queremos o no queremos  hacer y nos condenó a hacer aquello que está a nuestro alcance.

El hecho de nacer con una minusvalía no es la mejor de las perspectivas. El vivir con una minusvalía es difícil, conlleva salvar muchas barreras físicas y sociales por la falta de aceptación social a causa de la discapacidad. Y es muy duro tanto para el afectado como para su familia. Pero descubrir que esas malformaciones han sido causadas por un fármaco que les recetaron a nuestras madres durante el embarazo es un golpe bajo, complicado de asimilar.

Me resulta dificilísimo entender la poca vergüenza de un laboratorio farmacéutico que desgració la vida de muchas personas y no sepan reconocer y responsabilizarse de su fallo.

Me resulta dificilísimo entender la incapacidad de unos gobernantes que permitieron que esos laboratorios nos arruinaran la vida y que tengan la escasa sensibilidad de responsabilizarse de ese acto.

La Talidomida mutiló nuestros cuerpos, mutiló nuestros sueños y nos robó gran parte de nuestras ilusiones: El final de nuestra vida es malo. A las limitaciones por nuestras malformaciones se suman la rápida degeneración de nuestros huesos y el dolor constante. Estamos irremediablemente condenados a la dependencia. Solo pedimos un final de vida digno.

Las leyes judiciales y el código ético de una sociedad civilizada contemplan que el responsable de todo hecho o acción, debe resarcir económicamente a la víctima en función de la gravedad de dichos daños

Las leyes judiciales y el código ético de una sociedad civilizada contemplan que el responsable de todo hecho o acción que tenga como consecuencia daños físicos, psíquicos o morales a terceros, el responsable debe resarcir económicamente a la víctima en función de la gravedad de dichos daños.

El responsable directo de la catástrofe de la Talidomida es el laboratorio alemán Grünenthal, él inventó, patentó, fabricó y vendió los fármacos con Talidomida, en todo el mundo y en España (y en nuestro país después de estar retirada en el mundo entero, y ellos lo sabían, pues AVITE tiene las pruebas documentales) y sin embargo la justicia española le ha exonerado de toda responsabilidad para con las víctimas españolas, por prescripción.

El otro gran responsable es el gobierno que a través de las autoridades sanitarias firmó, autorizó, y permitió la venta y distribución de dichos medicamentos. Durante la dictadura franquista las autoridades sanitarias lo permitieron convirtiéndose en co-responsables de la tragedia. Sin embargo, el franquismo nos ocultó y nos lo ocultó: Nadie nos informó.

Los gobiernos sucesivos deben hacerse responsables de aquello que han hecho gobiernos anteriores, todo gobierno acepta la herencia, las deudas, los beneficios y también la obligación de solucionar problemas pendientes.

Sin embargo, todos han mirado para otro lado, pero, aunque miren para otro lado, aunque incluso ustedes cierren los ojos, nosotros seguiremos aquí, pagando y viviendo cada minuto, de cada hora de cada día de nuestras vidas con las secuelas y las consecuencias de aquel terrible atentado farmacológico. Aunque todos miren para otro lado, aunque ustedes cierren los ojos seguiremos estando aquí, luchando con la fuerza que da la más poderosa de las razones: La verdad.

La historia está llena de errores, los seres humanos cometemos errores, solo un buen hombre, solo una mujer cabal reconoce los errores, solo una gran mujer; solo un gran hombre repara los errores.

Ustedes tienen la oportunidad de reparar este gravísimo error, tienen la oportunidad de entrar en la historia como grandes mujeres y grandes hombres, pero no solo aprobando la enmienda en la Cámara Baja, sino para posteriormente, obligar también a la farmacéutica Grünenthal a que nos indemnice en la parte que les toca, por su responsabilidad directa, y que todo no salga del bolsillo de los contribuyentes españoles

Ustedes tienen la oportunidad de reparar este gravísimo error, tienen la oportunidad de entrar en la historia como grandes mujeres y grandes hombres, pero no solo aprobando la enmienda en la Cámara Baja de nuestro Parlamento presentada por el Partido Popular, sino para posteriormente, obligar también a la farmacéutica Grünenthal a que nos indemnice en la parte que les toca, por su responsabilidad directa.y que todo no salga del bolsillo de los contribuyentes españoles.

Grünenthal hay que recordar que fue condenada por sentencia judicial en 2013, como responsable de nuestras mutilaciones, pero posteriormente recurrió y fue anulada la sentencia por prescripción, pero no porque dejará de ser culpable del daño que ocasionó.

Por tanto, el laboratorio germano, sigue teniendo con nosotros una deuda moral y ética.

Ojalá sepan aprovechar esta oportunidad señoras y señores diputados. En sus manos está.

Por Luisa Torrijo, de Andorra (Teruel) afectada de talidomida y miembro de AVITE.

Resultado de búsqueda Grünenthal Carta abierta a diputados españoles de una afectada de talidomida
Carta abierta a diputados españoles de una afectada de talidomida
Dimensionar fuente
Contraste