¿Debería haberle hecho tragarse mi receta al Secretario General Sanidad Dr García Orcoyen?

    0
    411
    "¿Debería haberle hecho tragarse mi receta al Secretario General Sanidad Dr García Orcoyen cuando públicamente anunció en prensa que no había afectados de talidomida en España?" Por María Rosa Sánchez, madre del miembro de AVITE 212, José Antonio Montserrat, de Madrid. Revista AMA publicada en España el 1 de diciembre de 1962.

    ¿Debería haberle hecho tragarse mi receta al Secretario General Sanidad Dr García Orcoyen cuando públicamente anunció en prensa que no había afectados de talidomida en España?

    Por María Rosa Sánchez,  madre del miembro de AVITE 212, José Antonio Montserrat, de Madrid.

    José Antonio Montserrat, hijo de Maria Rosa Sanchez y miembro de AVITE de Madrid. Revista AMA publicada en España el 1 de diciembre de 1962.

    Lo que me indigna más es la indiferencia de los médicos que nos atendieron a esas madres (nosotras), las cuáles eran -eramos- completamente ignorantes de la situación.

    ¿Debería haberle hecho tragarse mi receta al Secretario General Sanidad Dr García Orcoyen, cuando públicamente anunció en prensa que no había afectados de talidomida en España?

    Lo que me indigna más es la indiferencia de los médicos que nos atendieron a esas madres (nosotras), las cuáles eran -eramos- completamente ignorantes de la situación

    En el diario SUR apareció un reportaje con una entrevistadora, que reflejó fielmente todo. Me sorprendió lo bien que quedó, fue por el año 81, y a pesar de ello, seguían las autoridades negando las evidencias.

    Softenon de Grünenthal, foto AVITE

    A veces me apetece escribir algo sobre las situaciones que hemos vivido las madres y los hijos. Debería contactar con más madres de afectados por la talidomida en España.. Me da pereza porque estoy mayor y tengo menos ganas de luchar. Saben por sus mayores que la soledad se lleva sólo regular. Dejas de tener por quién vivir y a quien cuidar y los duelos son largos. No salgo nada de nada, camino peor, no tengo por quién luchar cada día y los duelos son largos. Una hija a los 9 meses, en 2 días y los duelos son largos, muy largos.

    Me indigna que en España se envasara el Softenón que es lo que a mí me dieron. El Imidán fué otro de los más recetados en España, de hasta un total de 10 medicamentos, a saber. Lo que me indigna más es la indiferencia de los médicos que nos atendieron a esas madres (nosotras), las cuáles eran -eramos- completamente ignorantes de la situación.

    No quiero ni comentar que el laboratorio alemán Grünenthal conociera ya los riesgos, y aun así, continuó exportándola a España y la retiró del mercado en España, décadas después.

    A las madres se nos enviaba con nuestros bebés a casa y apenas quedaban registrados sus datos en la maternidad. ¿Para qué iban a seguirlos, si pensaban que pronto iban a fallecer?

    A las madres se nos enviaba con nuestros bebés a casa y apenas quedaban registrados sus datos en la maternidad. ¿Para qué iban a seguirlos, si pensaban que pronto iban a fallecer? Esa es mi mayor indignación.

    Personalmente escuché en una emisora de radio, al Director General de Sanidad (no existía el Ministerio de Sanidad como tal) Dr. García Orcoyen, decir que no había habido casos en España y que se abstuvieran las madres gestantes de tomar lo que no fuera recetado por un profesional.

    ¿Debería haberle hecho tragarse mi receta? ¿Qué madre, en su sano juicio tomaría ni una aspirina?

    Varias veces amplió Alemania las fechas para reclamaciones, sin apenas difundirlo fuera de la frontera germana. Se produjo el juicio y a aquéllos que acudieron, sin coste al largo conflicto, se les adjudicó una pensión.

    En España se escondieron los casos, salvo raras excepciones. Por experiencia sé que ni los médicos estaban informados. Aunque tenían la obligación de estarlo

    En España se escondieron los casos, salvo raras excepciones. Por experiencia sé que ni los médicos estaban informados. Aunque tenían la obligación de estarlo.

    Los reconocidos fueron ayudados con unas mínimas pesetas incluidas en la retribución del padre y obsequiados con un carnet de subnormales

    Los reconocidos por el gobierno alemán, fueron ayudados con unas mínimas pesetas incluidas en la retribución del padre y obsequiados con un carnet de subnormales. En cuatro puntos diferentes al menos, de España, busqué y en algún caso rehabilité a alguno que encontré tras esfuerzos y maniobras; con otro tuve peor suerte porque cuando conseguí que le recibieran en el hospital de La Paz, falleció ese mismo día después de varios días de gran prensa porque había nacido en familia sin recursos. Pero no tuvo ningún tipo de ayuda.

    Me gustaría que alguien, -al menos moralmente, aunque sea con un perdón que llegaría demasiado tarde, 62 años después-, gratificara a las angustiadas madres que han tenido que cargar con la responsabilidad de haber sido quienes ingirieron la medicación

    Me gustaría que alguien, -al menos moralmente, aunque sea con un perdón que llegaría demasiado tarde, 62 años después-, gratificara a las angustiadas madres que han tenido que cargar con la responsabilidad de haber sido quienes ingirieron la medicación, el rechazo a la admisión en cualificados centros de educación de jardín de infancia.

    Fery Land, a quien nunca estaré suficientemente agradecida, aceptó a mi hijo porque hice la proposición de prueba. Incluso en centros donde se impartían títulos de profesionales de la enseñanza fui rechazada porque ¿Qué dirían los padres de los otros niños? No uno ni tres.

    No sigo porque me alargaría muchísimo.

    Desearía contactar con otras madres porque deberíamos dejar testimonios de esta masacre. No son niños que han nacido con un cromosoma más o menos, ni con una parálisis cerebral. Son niños a quienes se les ha administrado en el seno materno una droga inmunda con efectos que no se resumen en unas líneas

    Desearía contactar con otras madres porque deberíamos dejar testimonios de esta masacre. No son niños que han nacido con un cromosoma más o menos, ni con una parálisis cerebral. Son niños a quienes se les ha administrado en el seno materno una droga inmunda con efectos que no se resumen en unas líneas. Mi ánimo está con vosotros y agradezco en nombre de todos los asociados de AVITE, la lucha que habéis llevado y no sólo personal, que también hubiera sido justo.

    Creo que las madres deberíamos hablar y mucho sobre la talidomida, antes de morirnos

    Creo que las madres deberíamos hablar y mucho sobre la talidomida, antes de morirnos. Si fuera más joven y tuviera más ánimo escribiría un pequeño libro testimonio. Tengo el título. Si alguno se anima a echarme una mano… Conmigo podéis contar siempre. Lo poco que pueda, lo sabéis desde el principio. Sois encomiables y siempre os animo y os admiro.

    Gracias una vez más. Ánimo y siempre a vuestra disposición.

    Por María Rosa Sánchez,  madre del miembro de AVITE 212, José Antonio Montserrat, de Madrid.

    Aquí un resumen de lo que se publicó en España en la prensa escrita sobre los afectados de talidomida, y toda la ocultación y mentiras que contó el Régimen de Franco y posteriormente en la Democracia, hasta nuestros días.

    A continuación entrevista en el Diario de la Costa del Sol, Sur de Málaga a María Rosa, madre de Josechu, publicado el 31 de diciembre de 1983, “La administración silenció nuestra existencia”.

     

    ¿Debería haberle hecho tragarse mi receta al Secretario General Sanidad Dr García Orcoyen?