La toma de talidomida manifiesto del Dr Knapp

0
273
Resultado de búsqueda talidomida grünenthal doctor claus Knapp toma de talidomida
El Dr. Knapp y su manifiesto para aquellos que hablan de las dificultades de demostrar la toma de talidomida por parte de las madres. Knapp, podría recibir la Gran Cruz de Sanidad si el Congreso atiende a una petición de Ciudadanos. Foto AVITE

Sobre la toma de talidomida: Manifiesto y carta abierta del Dr. Knapp para todos aquellos que afirmar que no afirman sobre la dificultad de demostrar la toma de talidomida por parte de las madres.

La toma de talidomida: El Dr. Knapp y su manifiesto y carta abierta para aquellos que hablan de las dificultades de demostrar la toma de talidomida por parte de las madres

Enviado por el Dr. Claus Knapp a AVITE, literal:

Manifiesto sobre algunos elementos que influyen sobre

la evolución de la dificultad de demostrar que la toma

de TALIDOMIDA ha tenido lugar en realidad, aunque

algunos Científicos listos, dicen que eso nunca se pueda saber.

Dr. Claus Knapp Boetticher

MADRID

(España) 25 enero 2017

KNAPP-1

Amigos!.

Parece largo, pero es un extracto de 58 años: Mi lucha por averiguar la causa de la afectación tan tremenda de tantas personas, ha tenido altos y bajos. 

– Un gran entusiasmo durante los días que tardamos en estar convencidos.

Claus Knapp, podría recibir la Gran Cruz de Sanidad si el Congreso atiende a una petición de Ciudadanos.

– La esperanza de haber encontrado el remedio.

– El estupor al darnos cuenta de la reacción de la industria que lo fabricaba. (LA EMPRESA)

– Otro gran entusiasmo al ver que se retiraban del mercado los medicamentos.

– La esperanza de que los afectados recibieran los cuidados necesarios.

– El estupor al observar que no se movía nadie sin que se le obligue a un juicio.

– Otro gran entusiasmo al lograr D e m o s t r a r que el componente del CONTERGAN era la causa.

– La esperanza de que alguien me ayudase económicamente (al que ha financiado TODA nuestra actividad).

– El estupor al observar las pocas iniciativas de ayuda (efectiva) que se prestaba a los afectados.

– Otro gran entusiasmo cuando supimos, que en los EE.UU. no se llegó a vender.

– La esperanza de que en algunos centros ortopédicos se comenzó a “probar” la confección de prótesis.

– El estupor mayor al ver que LA EMPRESA montaba unas campañas de mentira y ataque contra nosotros!

– Otro gran entusiasmo al enterarme yo, que en España no se habían observado casos (¡Que gran error!).

– La esperanza de que en pocos años se comenzó un juicio.

– El estupor de ver su desarrollo. El comportamiento del Gobierno alemán diluyó el juicio, que quedó en NADA.

– Otro gran entusiasmo, al poder presentarse LENZ como testigo. Yo ya había aceptado un empleo en SEVILLA.

– La esperanza de que el gobierno alemán cubra sin dilación las necesidades tan perentorias de los afectados.

– El estupor al quedar en un contrato “raro”, con un pago de millones, que se quedó en menos de la tercera parte!!

– Otro gran entusiasmo al constituir una Asociación Benéfica, para el reparto justo de esas cantidades.

– La esperanza de que LA EMPRESA diese Facilidades…

– El estupor: Para poder solicitar cualquier ayuda, el afectado se comprometía a no demandar nunca a LA EMPRESA.

– Otro gran entusiasmo: se estableció un centro (de genética). Pero la afectación es EMBRIOLÓGICA !??!

– La esperanza se truncó al refutar los jueces a LENZ, porque sus conocimientos impedía ser imparcial.

– El estupor: yo tampoco valía como testigo… porque creían que no había participado en los estudios primeros (?????)

– Otro gran entusiasmo: evidentemente, hicimos TODO juntos, hasta el hallazgo. No teníamos más que un coche, el mío!

– La esperanza de que los despertares en otros países hacían mella en la actividad alemana.

– El estupor: el gasto en juicios, de LA EMPRESA, era tanto, que superaría lo necesario para atender a los afectados.

– Otro gran entusiasmo, al permitir que afectados españoles reciban ayudas en Alemania. Dicen que 20, sabemos de 4.

– La esperanza de que se lleguen a conseguir certificados ciertos, no la he perdido. He trabajado en ello más de dos años.

– El estupor es que creo haberlo logrado, pero nadie se ofrece reponerme los gastos. No pido sueldo o horas trabajadas.

– Otro gran entusiasmo. Mis certificados no requieren control por los jueces. Basta con mi opinión bien asegurada.

– La esperanza sería que yo no utilizaría frases como: “. . evidentemente es Talidomida, pero le falta la RECETA !”

– El estupor admite verdades históricas: El Vesuvio dejó muertos que permitieron datos detallados, fechados y calibrados.

– Otro gran entusiasmo podría formularse como: Los MUERTOS de ATAPUERCA no precisan DNI para rehacer su historia.

– La esperanza es que pueda terminar mi trabajo con la seriedad y bien individualizada.

– El estupor sería que jueces pretendieran discutir mis resultados, hasta quien argumenta basándose en nuestros trabajos.

– Otro gran entusiasmo es, que desde el primer trabajo, 15 días antes de la fecha *), siempre nos hemos quedado con la razón!

– La esperanza fue de que desde la fecha fijada en la Münch. Med. Wochenschrift, no debería nacer ya ningún niño con anomalías.

– El estupor consistía en que había casos aislados. En todos pudimos documentar la intervención de la injesta de Talidomida.

– Otro gran entusiasmo son los certificados: terminados, seguros y convincentes!

– La esperanza de que faciliten sin avasallar pueden y deben ser defendidos por los gobiernos.

– El estupor es, que en estos momentos ya no hay fondos. No se puede seguir realizándolos. Pero si no hay no producen.

– Otro gran entusiasmo es que algunas personas se están encargando de que facilitarme medios. ¡Mi trabajo es gratis, insisto!

– La esperanza de los afectados, y yo en su nombre, es que se resuelva este caso con rapidez!

– El estupor vuelve a surgir, cuando nos damos cuenta de que la esperanza de LA EMPRESA rd que fallezcan los afectados!!

– Otro gran entusiasmo, sería que se formase una MAREA, manifestándose la población en su conjunto .

– La esperanza sería que no sólo se hiciese justicia con los envenenados a través de su madre.

– El estupor se percata, porque aún no ha ocurrido otro fenómeno: La limpieza de la Industria Farmacéutica.

– Otro gran entusiasmo recorrería nuestras poblaciones con una industria eficaz y HONRADA.

– La esperanza no es lo único, la organización honrada es imprescindible. ¡OS NECESITAMOS!

– El estupor es que los honrados – y debe de haber muchos – no salen a definir las reglas y hacerlas cumplir.

– Otro gran entusiasmo: QUE HAYAN TENIDO LA PACIENCIA DE HABER LEÍDO ESTE “MARCAPASOS”.

SAQUEN LAS CONSECUENCIAS Y ACTÚEN. CADA ACCIÓN, AÚN PEQUEÑA, ES ÚTIL

Lo que he podido dar, lo he dado. Los ataques personales no me afectan, interés de “figurar”?

Puede ser útil ahora: Que nos oigan. Pero durante más de 50 años he estado calladito y he conseguido adelantos importantes en otros campos de la medicina. Los juicios, tan inútiles ellos, no han permitido ninguna acción útil.

¡AHORA SÍ!

  • EVITEMOS LOS JUZGADOS.
  • AYUDEMOS A LOS MÁS NECESITADOS.
  • APROVECHEMOS LOS CONOCIMIENTOS QUE PROCURA LA DESGRACIA.
  • LOS AFECTADOS SUFREN DOBLE VEJEZ:

— la del tiempo —

y

— la del cuerpo —

Reconocimiento para el médico más beligerante contra Grünenthal: El español Dr. Claus Knapp, co-descubridor de los efectos de la talidomida

Fuente: redaccionmedica.com

El médico que alertó de los riesgos de la talidomida de Grünenthal y que impulsó que se retirara el dañino fármaco del mercado, Claus Knapp, podría recibir la Gran Cruz de Sanidad si el Congreso atiende a una petición de Ciudadanos. La formación ha presentado una propuesta formal para que se reconozca a este médico español que “salvó centenares de miles de vidas y previno innumerables sufrimientos”. De hecho, el escrito apunta a que pocos médicos españoles “han contribuido a frenar una catástrofe humanitaria” como la causada por el medicamento de Grünenthal…

AVITE entrevistó al co-descubridor de los descubridores de los efectos de la talidomida: El Dr. Claus Knapp

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here