AVITE visitó la sede de Grünenthal en Madrid el 26 de mayo de 2006 con dos “regalos” muy particulares y personalizados

0
474
AVITE visitó la sede de Grünenthal y entregó al director general de la farmaceutica alemana una pierna ortopedica con pegatinas de la Asociación, para que nos tuviese presente en sus oraciones nocturnas. No nos quisieron recibir.

Ante la reiterada negativa de Grünenthal en España a recibir en Madrid a representantes de AVITE, y cansados ya de las negativas que nos daban a las cartas que le enviabamos reiteradamente, y sobre todo a las evasivas de querer reunirse con nosotros, tanto el Presidente de AVITE, José Riquelme como el Vicepresidente de la Asociación que en aquella fecha era José Marques, se personaron en la sede Grünenthal en Madrid en la C/ Dirección: Calle Dr. Zamenhof, 36, 28027 Madrid (Teléfono: 913 01 93 00), con el animo de forzar una reunión.

Se presentaron sin avisar, y el vigilante de seguridad no les dejó ni siquiera pasar, ni por tanto recibirles nadie en la sede en España de Grünenthal.

Ambos representantes de AVITE como iban preparados, desenfundaron y sacaron lo que llevaban oculto. Le dejaron al vigilante de seguridad una pierna ortopédica del Presidente de la Asociación, que iba plagada de pegatinas con el logo de AVITE, con una carta en la que le decían textualmente en la misiva al Director General de Grünenthal en España “que esa pierna era para que no se olvidase de los afectados de Talidomida españoles, y sobre todo, que nos tuviese presente en sus oraciones nocturnas”.

Para inmortalizar el acontecimiento, también quisieron hacerse esta singular foto en la puerta de la sede del laboratorio, y desplegaron con un cartel que también llevaban preparada y plegada de un dibujo que les había preparado para la ocasión su defensor a ultranza el dibujante JA, puesto que sabíamos de antemano que no nos iban a recibir.

AVITE-EN-PUERTA-GRUNENTHAL

Nota para el lector: Por favor, fijense de donde agarran el palo de las pancartas las 2 talidomídicas de la caricatura, ya que al no tener brazos, no tenían posibilidad de sujetar el palo con ningún otro sitio del cuerpo, pero lo que si tenían claro, eran el mensaje que querían enviar al laboratorio Grünenthal en España, y en concreto en la puerta de su sede en Madrid.

pancarta_JA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.