40 años de democracia y de impunidad sobre la talidomida

0
150
Resultado de búsqueda talidomida grunenthal 40 años de democracia y de impunidad
Las 8 ministras y ministros de Sanidad que no han hecho nada por los afectados de talidomida. Foto: Consalud.es

40 años de democracia y de impunidad sobre la talidomida. Entre 1956 y 1963 se administró oficialmente en España la talidomida, un fármaco de Grünenthal que causó la muerte y graves malformaciones a cerca de 3.000 bebés, y se continuó vendiendo hasta 1975. Estos 40 años de democracia no han sido suficientes para compensar y hacer justicia con los talidomídicos españoles.

40 años de democracia y de impunidad. Los afectados de talidomida, los grandes olvidados de nuestro país

Fuente: Consalud.es

Cuarenta años no son nada si tomamos como referencia los inicios de la civilización, pero si hablamos de personas, de sufrimiento y de impunidad en años de democracia, la perspectiva cambia.

Desde los años 60, las víctimas de la talidomida y sus familiares llevan luchando contra las consecuencias que el fármaco tuvo en su cuerpo y en su salud. Las ayudas y apoyo tanto por la compañía farmacéutica Grünenthal como por los distintos gobiernos han sido nulos. Desde hace 11 años la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (AVITE) trabaja en representación de los intereses de los afectados, que, en estos momentos, y, según datos de esta entidad, sobreviven alrededor de 500.

¡Cuantas verdades concentradas en tan pocas lineas de Eduardo Galeano!

Pese a las acciones legales llevadas a cabo por este colectivo en 2013 contra la compañía farmacéutica, Grünenthal recurrió la demanda argumentando que el daño había prescrito (había transcurrido el plazo de un año que la ley prevé para el ejercicio de este tipo de acciones) y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló la indeminización. 

En el pasado Consejo Interterritorial, la ministra de Sanidad Dolors Montserrat resaltaba que la prioridad de su departamento era crear un registro de afectados

En estos años de lucha de los afectados, las autoridades políticas se han mantenido al margen, indistintamente del partido político que hubiera en el Gobierno. Pese a que se ha reconocido posteriormente que el Estado español es responsable subsidiario de la masacre también en España, todavía a efectos prácticos las víctimas de la talidomida siguen esperando.

En el pasado Consejo Interterritorial, la ministra de Sanidad Dolors Montserrat resaltaba que la prioridad de su departamento era crear un registro de afectados y que esperaba que a finales de 2017 se hubiera realizado. No obstante, cuestionada por este medio por una posible fecha para que las víctimas comiencen a recibir alguna compensación económica, la ministra no hizo mención alguna. 

Sí que informó de que se establecería una oficina de apoyo en el Instituto de Salud Carlos III para ayudar a las víctimas en sus reclamaciones a Grünenthal. De esta manera, descartaba que sea el propio Gobierno quien reclame a la compañía farmacéutica alemana: “Lo tienen que hacer las víctimas y que estas estén registradas”.

OCHO MINISTROS DE SANIDAD DESDE LA CREACIÓN DE AVITE

Un total de 21 ministros han ocupado la cartera de Sanidad en estos 40 años y ninguno ha dado un paso adelante en la lucha de los afectados de la talidomida. Desde la creación de AVITE en 2004, ocho ministros de Sanidad han pasado por el Gobierno sin resolver la situación de los talidomídicos. Pese a las buenas intenciones no se ha llevado a efecto ninguna indemnización ni reconocimiento.

En 2004 Fernando Lamata se marcaba el plazo de un semestre para estudiar todas las peticiones de AVITE

Por ejemplo, el 29 de julio de 2004, representantes de AVITE se reunían con Fernando Lamata (entonces secretario general de Sanidad), por encargo expreso de la ministra Elena Salgado, según explicaba por esas fechas la propia asociación de afectados. En esta reunión, Lamata se marcaba el plazo de un semestre para estudiar todas y cada una de las peticiones de AVITE. 

En febrero de 2008, el ministro de Sanidad Bernat Soria también se entrevistaba con AVITE para escuchar las solicitudes de los afectados. No fue el único, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez también tuvo oportunidad de encontrarse con los representantes de AVITE. Jiménez señalaba por entonces a esta asociación que iban a seguir trabajando con los afectados de la talidomida españoles, y que el RD 1006/2010 había sido un primer paso. Esta misma línea basada en la escucha, “insuficiente” para los afectados, ha sido la continuada por el resto de ministros como Leire Pajín, Ana Mato, Fátima Báñez y, por el momento, Dolors Montserrat. Los afectados de la talidomida esperan que este año acabe este ciclo, aunque con el resultado del último Consejo Interterritorial, desde AVITE ven complicado cumplir los plazos deseados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here